Gerardo Ortiz Hizo Lo Que Quiso

GERARDO ORTIZ

llenó de locura el Nokia Theatre L.A. Live

ANTE UN LLENO ABSOLUTO EL REY DEL CORRIDO HIZO LO QUE QUISO
EN EL ESCENARIO PARA EL DELEITE MÁXIMO DE SUS FANS

Los Ángeles, CA (10 de octubre, 2011) Lo que pasó la noche del sábado pasado en el Nokia Theatre LA Live, durante el tan esperado concierto de Gerardo Ortiz, fue verdaderamente apoteósico.

Muy pocas veces un artista logra una conexión tan intensa y energética con su público. ¡Aquello fue una locura… Una locura mágica!

El Nokia estaba lleno a su capacidad. 7,000 personas emocionadas y ansiosas ante la presentación de Gerardo Ortiz, su ídolo: el fenómeno máximo de la música regional mexicana, y el joven cantautor salió al escenario para cumplir con creces cada uno de los deseos de su querido público.

Esa noche hubo de todo, empezando por pantallas gigantes y fuego artificial sobre el escenario, además de tres cambios de vestuario por parte de Gerardo Ortiz.

En momentos diferentes del concierto, subieron a acompañarlo, Régulo Caro, su primo, para cantar con él “El Pelo Chino”Kevin Ortiz, su hermano de tan sólo 16 años, para acompañarlo en el tema “Ojo Por Ojo, Diente Por Diente”, y Noel Torres, quien cantó a dueto con Gerardo el éxito “El Comando Del Diablo”.

Dos de los mejores momentos del concierto llegaron cuando un grupo de lindas chicas, de distintos países, saltaron al escenario con diferentes banderas, mientras Gerardo Ortiz interpretaba “¿Es Esto Amor?”, un tema original del extinto Bob Marley (“Is This Love?”), y también cuando el artista salió con un Ferrari rojo último modelo, para interpretar su súper éxito “A La Moda”. (El auto fue un regalo que Del Records le hizo a Gerardo por su cumpleaños el 5 de octubre, tan sólo tres días antes del concierto).

Otro momento inolvidable fue cuando todo el público, a una sola voz, le cantó a Gerardo Ortiz el ‘feliz cumpleaños’, justo antes de que ejecutivos de sus disqueras, Del Records y Sony Music le hicieran entrega de dos discos de oro y uno de platino, por las altas ventas de sus álbumes ‘Entre Dios y el Diablo’‘Morir y Existir’ y ‘Ni Hoy ni Mañana’, respectivamente.

Pero sin duda el punto culminante del show fue cuando Gerardo Ortiz hizo un sentido homenaje a su primo Ramiro Caro, a quien le dedicó el tema “A Cada Rato” el cual era uno de sus temas favoritos. El público quedó realmente conmovido.

Fue una noche de mágica locura que cerró con broche de oro en un ‘after party’ en “El Rodeo” de Pico Rivera, que también estuvo lleno a su máxima capacidad (1,800 personas), que celebraron felices el grandioso éxito de Gerardo Ortiz, el fenómeno máximo de la música regional mexicana.